El Año de la Fe, un período para que las familias se conviertan “en escuelas del más rico humanismo”

El próximo 11 de octubre comenzará el Año de la Fe. Esta fecha fue elegida por el Papa, ya que ese día se cumplirá el 50° aniversario de la inauguración del Concilio Vaticano II. Se tratará, tal como dijo el Santo Padre, de un tiempo privilegiado para “dar un renovado impulso a la misión de toda la Iglesia y  conducir a los hombres lejos del desierto en el que a menudo se encuentran” para establecer una amistad con el Maestro.  Este período de recogimiento finalizará el 24 de noviembre de 2013, en la solemnidad de Cristo Rey.

Este espacio de reflexión que ofrecerá la Iglesia será, en rigor, providencial para las familias.  Es que éstas hoy están en medio de muchísimas amenazas: aborto, legislaciones civiles contrarias al matrimonio, divorcio, sobrecarga laboral, movimientos migratorios interiores y exteriores, incremento de la violencia de género, entre tantas.

Ante tal panorama es importante que las familias cristianas redescubran cuál es su misión educativa y que, además, asuman un activo compromiso social para la transmisión del Evangelio en un mundo cada vez más secularizado. La sociedad actual, tal como se observa, tiene sed de modelos familiares donde –como dijo Pablo VI- padres e hijos “evangelizan y son evangelizados” por su fidelidad al Amor de Cristo.

Y el tema de los testimonios no es menor, cuando tanto dolor atraviesa hoy  a miles de familias.Esto, muchas veces, impide que haya climas adecuados para la recepción del mensaje liberador y esperanzador del Buen Pastor en esta institución fundamental de la sociedad. Es que como sostuvo alguna vez el cardenal español Antonio Cañizares, “cuando falla la familia se encuentran serias dificultades para transmitir la fe y acogerla”. Por ello, como afirma la Encíclica Gaudium et spes, es vital que las familias cristianas colaboren con la misión redentora de Jesús y conviertan sus hogares “en escuelas del más rico humanismo”.

Los padres, fundamentales

Para esta tarea son fundamentales los padres. Éstos deben ser los garantes de una Fe ardorosa, que es capaz de transformar el lugar donde viven en un pequeño Belén. Familiaris consortio tiene, al respecto, unas hermosas palabras: “En virtud del ministerio de la educación, los padres, mediante el testimonio de su vida, son los primeros mensajeros del Evangelio ante sus hijos. Es más, rezando con los hijos, dedicándose con ellos a la lectura de la Palabra de Dios e introduciéndolos en la intimidad del Cuerpo –eucarístico y eclesial- de Cristo mediante la iniciación cristiana, llegan a ser plenamente padres”.

Y es así: el testimonio es clave. La sociedad demanda referentes. Y lo hace, en el actual contexto de confusión y relativismo cultural en que se encuentra, a través de intensos gritos ahogados. Busca respuestas. Contención. La capacidad de volver a creer en una comunidad donde el hombre sea amado por sí mismo. Y aquí es donde las familias cristianas pueden hacer una gran contribución por medio de la entrega y la donación generosa de sus miembros.

El reconocido filósofo español Julián Marías –ya fallecido- dijo una vez: “Una de las principales diferencias entre la verdad y la mentira es que la primera es coherente, mientras que la segunda entra siempre en conflicto consigo misma”. La ecuación es simple: sin coherencia no hay testimonio. Sin éste, no hay fe. Y sin fe, la familia corre serios riesgos de desplomarse.

La comunidad, se insiste,anhela testimonios coherentes por parte de las familias cristianas. Y el Año de la Fe, según el Santo Padre, “será un momento de gracia y de compromiso para un plena conversión a Dios, para reforzar nuestra fe en Él y para anunciarlo con gozo al hombre de nuestro tiempo”.

Vale la pena prepararse para este período providencial y, así, hacer realidad el deseo de Juan Pablo II en Gaudium et spes: que los hogares cristianos sean “escuelas del más rico humanismo”.

Entradas relacionadas

Pedro Crespi

Periodista. Posgraduado en Conducción de Recursos Humanos. Director de ONG (amplia experiencia en gerenciamiento y desarrollo de Programas de Responsabilidad Social y gestión de comunicaciones externas e internas). @pcrespi78

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *