Ante el debate sobre aborto, la oración a Jesús en el Santuario de María

En momentos en que en Argentina se debaten en el Congreso varias propuestas de legalización del aborto libre, los cristianos estamos llamados a renovar el compromiso en favor de la vida, tanto de la madre como del niño por nacer.

Este compromiso se expresa en variadas formas: desde los diputados que están trabajando por elaborar propuestas creativas para la maternidad vulnerable, hasta los distintos servicios que trabajan con las madres que presentan embarazos de riesgo, pasando por jóvenes que impulsan acciones en la vía pública o redes sociales, comunicadores, académicos, profesionales de la salud, juristas, familias y otros laicos que se movilizan desde su vocación propiamente laical. En este compromiso los católicos se encuentran con hermanos de otras confesiones cristianas y de otras religiones, e incluso con hombres de buena voluntad, en la convicción de que el respeto de la vida responde a una exigencia de justicia y derechos fundamentales.

A su vez, los cristianos sabemos que la oración tiene una gran importancia en estos momentos. Por eso, desde TEV queremos recordar una oración dirigida a “Jesús en el Santuario de María”. Se trata de una devoción surgida en Buenos Aires en 1999 bajo iniciativa de Julia Elena Gómez Caride de Mouriño. Para profundizar su historia, se puede leer el libro que ha publicado Editorial Claretiana, llamado “María, primer sagrario”. Allí la Sra. de Mouriño recuerda el lugar elegido por el Señor para iniciar su vida humana. “Él, que habita en el cielo desde toda la eternidad, quiso habitar en el tiempo en María, a quien hizo su santuario”, se explica. La publicación también revela a María como primer sagrario y muestra la intimidad de María con su Hijo y con su obra, durante los nueve meses que lo llevó en su seno.

A continuación, compartimos la oración:

Tú que cuando estabas en el vientre de María con Tu compañía la ayudaste a comprender
Tú que ibas creciendo y con amor te cobijabas, pidiéndole a Dios Padre nuestra fe fortalecer
Tú que cuando fueron a ayudarla a Isabel, Juan reconocía Tu divinidad de Rey
Tú, abre estos ojos, haz que puedan comprender.
María ya sabía que Tú un día partirías y que Ella aceptaría con amor Tu voluntad
por eso mientras pudo tenerte dentro de Ella, gozaba Tu presencia exenta de ansiedad.

Que sea Tu vida chiquita la que enseñe a perdonar
que sea Tu vida pequeña la que cuide a las demás
que todos los ” por nacer” hallen en Tu querer
refugio, amor y ternura. Haz que te puedan ver.

Jesús, hijo y hermano,
Jesús, Padre y Amor,
Jesús, danos la mano,
Jesús, borra el dolor.
Jesús, Dios encarnado,
Jesús, Dios y hermano,
Jesús por nacer.

Jesús con María,
Jesús peregrino,
Jesús de la Vida,
Jesús salvación,
Jesús Dios y humano,
Salva a los hermanos,
que están por nacer.

Amén.

Entradas relacionadas