Una nueva Semana Santa nos ofrece volver la mirada a lo esencial de nuestra fe.

En el corazón del Evangelio se encuentra la Pasión de Jesús y la cruz es la prueba más grande del amor de Dios a todos sus hijos.

La Pascua es la victoria del amor de Dios sobre el odio y la violencia, es la victoria del amor y de la vida de Dios sobre todos los proyectos de muerte, porque en Él brilla la esperanza de una feliz resurrección.

Jesucristo resucitado camina con nosotros y desea renovar el amor y la esperanza de cada familia en la Argentina.

Celebremos con alegría la Pascua de Jesús.

Cardenal Mario A. Poli
Arzobispo de Buenos Aires

Entradas relacionadas