El Papa Francisco define nuevo organismo para juzgar los delitos más graves

Hace pocos días, el Papa Francisco estableció, dentro de la Congregación para la Doctrina de la Fe, un órgano colegiado compuesto por siete obispos o cardenales nombrados directamente por él, con la función de revisar los recursos en el caso de los delitos cuyo juicio está reservado a ese Dicasterio.

La Constitución Apostólica Pastor Bonus, del año 1988, establece que la Congregación para la Doctrina de la Fe examina los “delitos cometidos contra la fe y también los delitos más graves cometidos contra la moral o en la celebración de los sacramentos” (art. 52). Posteriormente, en el año 2001, Juan Pablo II definió en el Motu Proprio Sacramentorum Sanctitatis Tutela cuáles son esos delitos.

Las normas de Juan Pablo II fueron actualizadas en 2010 por el Papa Benedicto XVI. Del juego de todas estas normas resulta que los delitos más graves cometidos contra la moral son el delito contra el sexto mandamiento del Decálogo cometido por un clérigo con un menor de 18 años o con una persona con un uso imperfecto de la razón; y la adquisición, retención o divulgación, con un fin libidinoso, de imágenes pornográficas de menores por parte de un clérigo en cualquier forma y con cualquier instrumento.

Las normas ya existentes establecen que el plazo de la prescripción para esos delitos es de 20 años, comenzando a correr desde el día en que el menor cumple 18 años de edad. Sin embargo, la Congregación para la Doctrina de la Fe podría incluso derogar esa prescripción para casos singulares.

Según informó el P. Lombardi, para juzgar los delitos graves, “la Congregación de la Doctrina de la Fe, procede a través de un proceso penal, judicial o administrativo, a no ser que sea posible someter la decisión directamente al Sumo Pontífice para los casos gravísimos”. Los mismos miembros de la Congregación para la Doctrina de la Fe juzgaban también de los recursos contra sus propias decisiones (Sacramentorum Sanctitatis Tutela, art. 27).

La reciente norma del Papa Francisco genera una nueva instancia, dentro mismo de la Congregación pero con miembros diversos, buscando una mayor eficiencia en el examen de los recursos que se interpongan contra sus pronunciamientos. Asimismo, el punto 6 del documento papal establece que un reglamento interno especial determinará la modalidad operativa del nuevo organismo de la Congregación.

Entradas relacionadas

Inés Franck

Abogada. Licenciada en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales. Especialista en Doctrina Social de la Iglesia. Profesora en la Universidad Católica Argentina y en la Universidad de Buenos Aires.