Benedicto XVI y la Transfiguración del Señor

El 6 de agosto celebra la Iglesia la Fiesta de la Transfiguración del Señor. En esta ocasión, queremos recordar al Papa Emérito Benedicto XVI quien en estos momentos se encuentra sirviendo a la Iglesia a través de la oración.

Justamente, en su último Angelus el 24 de febrero de 2013, el entonces Papa, luego de presentar su renuncia, comentó el Evangelio del II Domingo de Cuaresma y destacó que la Transfiguración nos deja “una enseñanza muy importante: ante todo, el primado de la oración, sin la cual todo el compromiso del apostolado y de la caridad se reduce a activismo”.

Así, decía a los fieles el querido Papa Emérito: “Queridos hermanos y hermanas, esta Palabra de Dios la siento dirigida a mí, de modo particular, en este momento de mi vida. ¡Gracias! El Señor me llama a «subir al monte», a dedicarme aún más a la oración y a la meditación. Pero esto no significa abandonar a la Iglesia, es más, si Dios me pide esto es precisamente para que yo pueda seguir sirviéndola con la misma entrega y el mismo amor con el cual he tratado de hacerlo hasta ahora, pero de una forma más acorde a mi edad y a mis fuerzas. Invoquemos la intercesión de la Virgen María: que ella nos ayude a todos a seguir siempre al Señor Jesús, en la oración y en la caridad activa”.

Damos gracias a Dios por la guía de Pedro y sus sucesores en la Iglesia, tanto por el Papa Francisco, como por el Papa Emérito Benedicto XVI, tanto por su servicio cuando estuvo en el Ministerio Petrino, como por su servicio actual desde la “primacía de la oración”.

Entradas relacionadas