El consumismo y el retorno a lo religioso

En Evangelii Gaudium, el Papa Francisco presenta al consumismo como uno de los grandes temas sociales del nuevo Milenio. En sus enseñanzas, el Papa no reduce sus apreciaciones sobre el consumismo a la dimensión social. También hace referencia al impacto que tiene el consumismo en la vivencia religiosa.

Al respecto, un primer punto es que el retorno a lo religioso se produce como “una reacción humana frente a una sociedad materialista, consumista e individualista” (EG 63). Sin embargo, esta consideración de las consecuencias del consumismo no deja de estar abierta a una discernida crítica, pues el Papa señala que “la proliferación de nuevos movimientos religiosos” son un desafío a la fe católica, pues algunos tienden “al fundamentalismo” y otros “parecen proponer una espiritualidad sin Dios” (EG 63). “Estos movimientos religiosos, que se caracterizan por su sutil penetración, vienen a llenar, dentro del individualismo imperante, un vacío dejado por el racionalismo secularista” (EG 63).

Consumismo espiritual: sin embargo, el Papa no es exitista cuando considera este retorno a lo religioso y en el n. 89 alerta sobre el peligro de un “consumismo espiritual”: “El aislamiento, que es una traducción del inmanentismo, puede expresarse en una falsa autonomía que excluye a Dios, pero puede también encontrar en lo religioso una forma de consumismo espiritual a la medida de su individualismo enfermizo. La vuelta a lo sagrado y las búsquedas espirituales que caracterizan a nuestra época son fenómenos ambiguos. Más que el ateísmo, hoy se nos plantea el desafío de responder adecuadamente a la sed de Dios de mucha gente, para que no busquen apagarla en propuestas alienantes o en un Jesucristo sin carne y sin compromiso con el otro”.

Consumismo y ruptura en la transmisión de la fe: otro desafío que el consumismo plantea a la fe católica es su impacto en la “ruptura en la transmisión generacional de la fe cristiana en el pueblo católico” que se ha producido en las últimas décadas (EG 70). Para el Papa “es innegable que muchos se sienten desencantados y dejan de identificarse con la tradición católica, que son más los padres que no bautizan a sus hijos y no les enseñan a rezar, y que hay un cierto éxodo hacia otras comunidades de fe” y señala al consumismo como una de las “causas de esta ruptura” (EG 70).

Ante la tentación de un consumismo espiritual que nos encierre en nosotros mismos, la propuesta de Francisco en Evangelii Gaudium es “salir”, ir al encuentro de los demás para llevarles la alegría del Evangelio y para que todos entren a participar de la comunión de amor de la Trinidad.

Entradas relacionadas

Nicolás Lafferriere

Abogado. Doctor en Ciencias Jurídicas. Profesor de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad Católica Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *