El management organizacional debiera incorporar la “práctica BXVI”

El management  organizacional debiera incorporar una práctica que no aparece en ninguno de sus libros, manuales o papers.  Y que tampoco se la escucha en congresos o seminarios. ¿De cuál se trata? “La BXVI”. Se trata de una conducta alentada por la Dirección que, con su ejemplo, crea un contexto apropiado para que los directores y gerentes de línea renuncien a sus egos e intereses propios a favor de una Estrategia de Desarrollo ética y de consciente Responsabilidad Social en la comunidad.

La práctica BXVI está inspirada en el Papa emérito Benedicto XVI. Es que a poco más de un año de su renuncia -en un contexto en el que la Barca de Pedro se movía sobre aguas turbias- tuvo la enorme valentía de hacer un gesto que no abunda en el ámbito organizacional, entre tantos campos y disciplinas. Benedicto supo dar un paso al costado. Pero no desde una perspectiva de quien se siente vencido, sino con la convicción y la fuerza de quien acepta con humildad que las circunstancias, a veces, indican que se precisa otro tipo de liderazgo. El tiempo le dio la razón. Y hoy el Papa emérito vive y acompaña con felicidad la dirección que su sucesor, Francisco, le da a la Iglesia.

Renunciar es fortaleza

Renunciar por el Bien Común está muy lejos de ser sinónimo de debilidad. Es fortaleza. Debilidad, en todo caso, es aferrarse a sí mismo y apoyar la seguridad en las ideas, proyectos y ambiciones personales. Y más cuanta mayor es la jerarquía que una persona tiene en una organización, porque su conducta tiene un alto impacto en ella y su entorno.

En el mundo de las organizaciones, de manera constante, se habla de las virtudes del management y se leen en diarios y revistas especializadas ofertas de capacitaciones para aprender las mejores prácticas y las claves para su éxito. Es muy frecuente, por ejemplo, en relación a las áreas de Recursos Humanos y afines. Pero, paradójicamente, se observa en numerosas organizaciones una brecha entre los valores que promueven aquéllas y lo que sus empleados verdaderamente perciben respecto de las prácticas de sus líderes. Pareciera que competencias como “Trabajo en Equipo”, “Compromiso” o “Visión compartida” tienen más marketing que sustento real.

Es importante, entonces, que los gurúes del management  organizacional, que forman a dirigentes y desarrollan y difunden recursos para una exitosa gestión, presten más atención al gesto de Benedicto XVI aunque no goce de buen marketing en la cultura moderna. Tal vez, en la práctica BXVI puedan encontrar un disparador para generar una revolución que configure un nuevo Modelo de Gestión por Competencias.

Entradas relacionadas

Pedro Crespi

Periodista. Posgraduado en Conducción de Recursos Humanos. Director de ONG (amplia experiencia en gerenciamiento y desarrollo de Programas de Responsabilidad Social y gestión de comunicaciones externas e internas). @pcrespi78

2 comentarios sobre “El management organizacional debiera incorporar la “práctica BXVI”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *