100 años de la pascua del Beato Cura Brochero

Ante una multitud, el 26 de enero de 2014 el Obispo de Cruz del Eje, Mons. Santiago Olivera, presidió la Eucaristía en el Centenario de la muerte del Beato José Gabriel del Rosario Brochero, acompañado por varios Obispos y numerosos sacerdotes concelebrantes.

Al inicio de la ceremonia, que contó con la presencia del gobernador de la Provincia de Córdoba y del intendente de Villa Cura Brochero, se descubrió una imagen del Beato Cura en el predio del Obispado junto al río y en el que comenzaron hace una semana los trabajos en los cimientos para el futuro Santuario, Casa del Peregrino y Casa de Ejercicios.

En su homilía, el Obispo Olivera recordó que hace 100 años moría el cura Brochero y esa fue su “Pascua”. Precisamente a la dimensión pascual de la vida que nos asocia con la entrega de Cristo en su Cruz y Resurrección, que es la dimensión clave de la existencia humana, se refirió la homilía, y se alegró de poder celebrar este aniversario con la alegría de la reciente beatificación del Cura Brochero.

Recordó las virtudes del Cura Brochero y, comentando las lecturas litúrgicas del domingo III del Tiempo Ordinario, invitó a los jóvenes a animarse a dar un paso de entrega en el seguimiento de Cristo en las vocaciones sacerdotal o consagrada. Este año se celebran 50 años de la creación de la diócesis y el Obispo señaló que, como parte de los festejos, se quiere poner especial énfasis en la pastoral vocacional: “En el centenario de Brochero, la Diócesis viviendo su jubileo celebra un año misionero-vocacional. En la invitación a la conversión queremos renovar la mentalidad nueva de sabernos discípulos misioneros. A más y mejores discípulos, más y mejores anunciadores de la Buena Noticia”, dijo el pastor.

Un momento particularmente emotivo se vivió cuando el Obispo leyó las palabras que dijo, en las mismas exequias del Cura Brochero en 1914, el Padre Acevedo, su sucesor en el curato: “…Aquel anciano y venerable sacerdote, a quien hasta ayer llamábamos el Cura Brochero, ha muerto, sí, pero vive todavía aquel soldado de Cristo que cayó confesando su fe en medio del dolor y sufrimiento que minaron su existencia…. Esta casa que va a guardar su despojos es testigo mudo pero elocuente de su actividad, energías y sacrificios, de su celo y anhelos por la regeneración moral e intelectual de los que fueron sus feligreses….”

La fiesta litúrgica del nuevo Beato José Gabriel del Rosario Brochero se celebra el 16 de marzo y todos fueron invitados a participar de las celebraciones que se harán en la querida Villa que lleva su nombre. También se informó que en septiembre se hará un nuevo encuentro nacional de sacerdotes.

Durante toda la celebración, en un predio muy bien dispuesto y organizado, con muchos y generosos voluntarios como servidores, se pudo percibir la alegría del pueblo por el beato y también la presencia cordial del Papa Francisco, muy recordado por el Obispo y por los fieles. Así, durante su homilía el Obispo leyó parte del mensaje del Papa con motivo de la beatificación del Cura Brochero: “Dejemos  que el Cura Brochero entre hoy, con mula y todo, en la casa de nuestro corazón y nos invite a la oración, al encuentro con Jesús, que nos libera de ataduras para salir a la calle a buscar al hermano, a tocar la carne de Cristo en el que sufre y necesita el amor de Dios. Solo así gustaremos la alegría que experimentó el Cura Brochero, anticipo de la felicidad de la que goza ahora como beato en el cielo”.

Se puede acceder a fotos y a la homilía completa de Mons. Olivera en www.diocesiscruzdeleje.com.ar

Entradas relacionadas

Nicolás Lafferriere

Abogado. Doctor en Ciencias Jurídicas. Profesor de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad Católica Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *