Esperanza, sorpresa y alegría: primera homilía de Francisco en la JMJ

El miércoles 24 de julio, el Papa celebró la primera Misa pública en Brasil.

Allí invocó la ayuda de María, “para que nos ayude a todos nosotros, Pastores del Pueblo de Dios, padres y educadores, a transmitir a nuestros jóvenes los valores que los hagan artífices de una nación y de un mundo más justo, solidario y fraterno”. La homilía de Francisco se centró en tres actitudes a cultivar: la esperanza, el dejarse sorprender por Dios y la alegría. Nuevamente llamó la atención sobre los ídolos del dinero, el éxito, el poder y el placer, que parecen seducir y cautivar hoy a tantos adultos, que buscan en ellos el remedio para la soledad y el vacío que sólo se llenan con Dios y los verdaderos hermanos compañeros de camino. Para combatir esto pidió dar “aliento a la generosidad que caracteriza a los jóvenes”, ya que “son un motor poderoso para la Iglesia y para la sociedad”. Los jóvenes recuerdan permanentemente que no sólo se necesitan cosas, sino sobre todo requieren “esos valores inmateriales que son el corazón espiritual de un pueblo (…): espiritualidad, generosidad, solidaridad, perseverancia, fraternidad, alegría; son valores que encuentran sus raíces más profundas en la fe cristiana”.

“Dios guarda lo mejor para nosotros –afirmó después-; pero pide que nos dejemos sorprender por su amor, que acojamos sus sorpresas (…). Si nos acercamos a él, si permanecemos con él, lo que parece agua fría, lo que es dificultad, lo que es pecado, se transforma en vino nuevo de amistad con él”.

Y por último, realizó el llamamiento a la alegría, que viene siendo característico del Papa Francisco: “el cristiano es alegre, nunca triste. Dios nos acompaña. Tenemos una Madre que intercede siempre por la vida de sus hijos… Jesús nos ha mostrado que el rostro de Dios es el de un Padre que nos ama. El pecado y la muerte han sido vencidos. El cristiano no puede ser pesimista (…). Si estamos verdaderamente enamorados de Cristo y sentimos cuánto nos ama, nuestro corazón se ‘inflamará’ de tanta alegría que contagiará a cuantos viven a nuestro alrededor”.

Entradas relacionadas

Inés Franck

Abogada. Licenciada en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales. Especialista en Doctrina Social de la Iglesia. Profesora en la Universidad Católica Argentina y en la Universidad de Buenos Aires.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *