Francisco y las personas con discapacidad: gestos que son reflejo del amor de Cristo

El Papa Francisco tiene gestos que, sin dudas, son reflejos del gran amor que tiene Cristo por las personas más vulnerables. Un ejemplo de esto pudo observarse en las muestras de afecto que tuvo con niños, jóvenes y adultos con discapacidad en sus apariciones públicas en la Plaza de San Pedro. Se trataron de acontecimientos de notable profundidad que, de alguna manera,  invitan a desarrollar el sentido de empatía social que muchas veces está adormecido.

Las personas con discapacidad, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), representan poco más del diez por ciento de la población mundial. Y las estadísticas son sólidas. Contundentes. Y nada exageradas. A veces, algunos se preguntan “¿puede ser que haya tantas?”. Y sí las hay. Lo que ocurre es que la sociedad en general, en ocasiones por apatía o indiferencia y en otras por ignorancia, pone numerosos obstáculos para que el colectivo con discapacidad pueda desarrollar su vida de manera plena en la comunidad.

En algunas sociedades del planeta se intenta poner fin a los bebés con discapacidad por nacer; en muchas otras hay incontables barreras para que los niños puedan asistir a escuelas comunes con los apoyos necesarios; en igual cantidad se encuentran un sinfín de puertas cerradas en el mercado laboral abierto y competitivo, que observa con desdén el potencial que tienen los trabajadores con discapacidad; y en la mayoría del mundo los adultos mayores son despojados de su derecho a un envejecimiento activo. Todas estas situaciones hacen que los individuos con discapacidad, muchas veces, permanezcan segregados de la vida en comunidad y vapuleados totalmente de su derecho a una vida autónoma e independiente. Se les quita, en rigor, el derecho humano a decidir cómo vivir.

La indiferencia convierte sujetos “invisibles”

La indiferencia que experimentan millones de personas con discapacidad, entonces, los convierte en sujetos invisibles. Y, por tanto, no son considerados en las agendas pública y parlamentaria, que son las disparadoras de acciones de promoción social a gran escala.

Francisco con sus cálidos gestos, como Jesús a sus contemporáneos, convierte en “visibles” a los “invisibles”. Y muestra que sus acciones no quieren terminar en mera caridad. Sino, más bien, que buscan movilizar a cada uno a encontrarse genuinamente con las personas con discapacidad para compartir la vida con ellas y así, escuchándolas y conociéndolas, trabajar para la construcción de una sociedad donde haya sitio para todos.

Jesús dijo: “Que todos sean uno” (Jn 17,21). ¡Encarnemos estas palabras para que nadie quede afuera!

Entradas relacionadas

Pedro Crespi

Periodista. Posgraduado en Conducción de Recursos Humanos. Director de ONG (amplia experiencia en gerenciamiento y desarrollo de Programas de Responsabilidad Social y gestión de comunicaciones externas e internas). @pcrespi78

2 comentarios sobre “Francisco y las personas con discapacidad: gestos que son reflejo del amor de Cristo

  • el 15/05/2013 a las 5:01 pm
    Permalink

    Pedro
    Es tal cual lo que escribís.
    No se si conocés El Arca, fundada por Jean Vanier en Francia
    Es una federación internacional que su misión es dar a conocer el don de la persona con discapacidad intelectual a través de mutuas relaciones transformadoras. En Argentina ya vamos a cumplir 10 años de fundación. TE paso la web http://www.elarcaargentina.org y en facebook también podés ver a nuestra comunidad. Cariños, MAría

    Respuesta
    • el 16/05/2013 a las 12:25 am
      Permalink

      Estimada María, muchas gracias por tu comentario. Sí que conozco la obra de El Arca. ¡Felicitaciones por el trabajo que hacen! Seguimos en la Misión compartida: ¡la construcción de un mundo mejor en el amor de Cristo! Slds!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *