¿Cómo funciona el Sínodo de los Obispos?

Ante la proximidad de la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos dedicada al tema “La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana” ofrecemos un sencillo esquema del funcionamiento de una Asamblea Sinodal.

Todo la metodología de funcionamiento del Sínodo está marcada por la colegialidad episcopal, desde la elección del tema hasta las conclusiones.

1) La preparación de la Asamblea del Sínodo: Podemos resumir los principales pasos preparatorios de una reunión del Sínodo de la siguiente forma:

  • Elección del tema: el primer paso oficial en el proceso de convocatoria de un Sínodo es la consulta a Patriarcas, Conferencias Episcopales, Superiores de Dicasterios de la Curia romana y la Unión de Superiores Generales para tener indicaciones sobre posibles temas para el Sínodo. Estas sugerencias son clasificadas y estudiadas por el Consejo de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos, que elabora las recomendaciones pertinentes para el Santo Padre, quien toma la decisión final sobre el tema a tratar en la asamblea sinodal.
  • Lineamenta: una vez definido el tema, el Consejo elabora un documento llamado Lineamenta (palabra latina que significa “líneas de orientación”) que contiene las líneas principales para presentar y desarrollar el tema sinodal y que es aprobado por el Santo Padre. Este documento contiene preguntas orientadoras y, luego de su traducción, es enviado al Episcopado con el fin de promover a nivel local el estudio, el debate y la oración por el Sínodo.
  • Respuesta de los Obispos: Los Lineamenta son estudiados y analizados por los Obispos de todo el mundo, y se envían a la Secretaría General del Sínodo las sugerencias, reacciones y respuestas a los varios aspectos del tema de ese documento.
  • Instrumentum laboris: el Consejo de la Secretaría General, siempre con la ayuda de expertos sobre el tema, con el material recibido redacta otro documento llamado Instrumentum laboris, que servirá como base y punto de referencia durante la discusión sinodal y que también es aprobado por el Papa. Este “documento de trabajo”, aunque esté publicado, es sólo un texto provisional que será objeto de discusión durante el sínodo. El documento no es un borrador de las conclusiones finales, sino sólo un texto destinado a focalizar la discusión sobre el tema sinodal, que facilita la tarea y prepara mejor la Asamblea del Sínodo.
  • La elección de los Padres Sinodales. En la etapa final, se eligen los Padres Sinodales, así como los peritos que asistirán a la Asamblea. Dice el canon 346: “Integran el sínodo de Obispos, cuando se reúne en asamblea general ordinaria, miembros que son, en su mayor parte, Obispos, unos elegidos para cada asamblea por las Conferencias Episcopales según el modo determinado por el derecho peculiar del sínodo; otros son designados por el mismo derecho; otros, nombrados directamente por el Romano Pontífice; a ellos se añaden algunos miembros de institutos religiosos clericales elegidos conforme a la norma del mismo derecho peculiar”.

2) La Asamblea: Una vez constituida la Asamblea, la misma se estructura en torno a:

  • La Relación Introductoria (Relatio ante Disceptationem), en la que es expuesta y desarrollada la materia a tratar en el Sínodo y son definidos los puntos sobre los cuales versará la discusión y es preparada por el Relator General, al cual el Romano Pontífice ha confiado esa función, en ocasión de la convocación de cada asamblea.
  • Las discusiones de la Asamblea, ya sea a través de las “Congregaciones generales” donde participan y pueden intervenir todos los Padres Sinodales o en reuniones por grupos denominados “círculos menores“.
  • La Relación Conclusiva (Relatio post Disceptationem): Después de las intervenciones de los Padres Sinodales el Relator General, en referencia a los argumentos discutidos en el Aula, presenta una síntesis del debate llamada Relación Conclusiva, delineando los puntos sobre los cuales deberá eventualmente continuar la discusión en los Círculos Menores o en otro modo.
  • Las conclusiones: Al finalizar los trabajos de la asamblea, a cargo del Secretario General se redacta una Relación, en la cual se describen los trabajos realizados sobre el argumento o los argumentos examinados y se presentan las conclusiones a las que hayan llegado los Padres.

3) Exhortación post-sinodal del Papa: Las proposiciones del Sínodo son analizadas por el Santo Padre, quien luego elabora un documento denominado “Exhortación post-sinodal”, que es difundido en toda la Iglesia como guía para la tarea pastoral.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *